EEUU: Bautistas del Sur implementan nueva visión

El pastor Fred Luter Junior, hizo historia recientemente cuando miembros de la Convención Bautista del Sur lo eligieron como su primer presidente de origen afro-americano, quien dirige además, la denominación protestante más grande de los Estados Unidos.
No hay nada más brillante que un amanecer dominical en Franklin Avenue, un impetuoso barrio de Nueva Orleans. Eso es cuando las personas empiezan a llegar al culto de las 7:30 en la iglesia bautista.
“Me carga el corazón cuando las personas viajan kilómetros para venir a la iglesia, y no pueden entrar al templo. Es algo difícil para mí”, expresó el pastor Luter.
El pastor Fred Luter da tres cultos dominicales para atender multitudes de más de 5 mil personas.
Solo 65 miembros asistían cuando la familia Luter llegó en 1986. Luego… la iglesia se encogía… mientras la comunidad urbana empezó a cambiar de mayoría blanca a mayoría negra.
El liderazgo de los bautistas del Sur dudó si Luter podría cambiar las cosas.
“Él me dijo esto y sus palabras fueron: ‘Hijo, no eres mi opción para esta iglesia. Pero evidentemente esta gente te quiere, así que esta es mi descripción laboral para ti: ó resucitas esta iglesia o la vamos a enterrar’. -Lo miré y dije: ‘sé que Nuevo Orleans es conocido por sus funerales de jazz, pero no estoy de humor para un funeral. Vamos a resucitar esta iglesia’”, recuerda el pator.
Liderazgo por fe
Esa fe y pasión ayudó a impulsar a Luter como parte de la historia de los bautistas del sur como su primer presidente de raza negra.
“Cuando toda esa gente se levantó, empecé a pensar en mis ancestros. ¿Qué pensarían ahora? Y los hombres que marcaron el camino antes que yo”, dijo Fred.
Luter, un descendiente de esclavos, ahora lidera una organización que apoyaba la esclavitud y la segregación 167 años atrás.
A lo que el comenta entre risas: “Como oí decir a un promotor de boxeo hace años, solo en América”.
Los ojos de Luter miran al futuro. Su prioridad: aumentar la membresía de los bautistas del Sur.
Aún es número uno, pero la denominación más grande del país ha visto su quinto año de declive. Luter sabe que no puede hacerlo solo.
“Tengo una ventana de dos años aquí. No puedo hacer todo lo que quiero, pero deseo hacer algo para cambiar este declive de bautismos y membresía. Cómo puedo ayudarles a lograr lo que hacen, a impactar este país e impactar las iglesias”, agrega.
Luter trae experiencia significativa en cambiar las cosas. Él vio a su congregación de Franklin Avenue resucitar dos veces.
Los miembros huyeron de la ciudad mientras el huracán Katrina enterraba su templo bajo nueve pies de agua. Tomó dos años reabrir las puertas.
“Nunca lo olvidaré, mi sermón fue del libro de Habacuc con el título ‘Del desastre a la danza’. Literalmente dancé en este púlpito”.
Esa danza celebró más que solo su regreso a la iglesia. Luter y su congregación también ayudaron a restaurar más de 30 hogares de la comunidad.
Ese logro llevó a una memorable reunión almuerzo con el presidente George W. Bush.
“Comí pastel de pecanas, que es mi postre favorito y creo que él me vio disfrutarlo. Y él dijo: ‘¿En serio es tan bueno?’ y el señor presidente tomó su tenedor, sin pedir mi permiso, y dijo: ‘déjeme probar eso’, y tomó un poco de mi pastel, y yo estaba como… ‘No lo puedo creer’, pero qué podía hacer, el Servicio Secreto estaba ahí. Ese será un momento que nunca olvidaré”.
La personalidad de Luter le permite conectar con casi todo el mundo… desde presidentes a perfectos extraños.
La humildad es su baluarte
La humildad de Luter es lo que su hijo Chip admira más de su padre.
“Mi papa nunca trató de ser un experto. Su humildad, aun como padre, él siempre quiere dar su mejor esfuerzo”, comenta el joven.
Con miles en su creciente congregación… Luter a menudo deja el púlpito para darle la mano a quienes están en las bancas. Él también lee y responde personalmente su correo. Es parte de lo que él llama “amievangelismo”… amigos, familiares, socios y vecinos que se acercan para cultivar la iglesia.
El nombre de Fred Luter rápidamente fue “trending topic” en twitter, a sólo momentos de ser elegido presidente de la Convención Bautista del Sur. Algunos tuiteaban felicitaciones, otros diciendo: “no puedes alcanzar a una generación de ipod con un ministerio de disco compacto”.
Es una etapa diferente para el pastor cuyo ministerio empezó en una esquina de la zona baja de Nueva Orleans.
“Hay personas que me ven ahora y dicen: ‘recuerdo cuando estabas en aquella esquina. Pensé que estabas loco porque sabes que los predicadores la tienen difícil.’ Alguna gente saluda, otras hacen malas señas, mucha gente lo maldice a uno. Pero así es como comencé y creo que mi ministerio en la calle me preparó para la iglesia”, asegura Fred Luter.
El antiguo predicador de la calle ahora lidera una denominación de más de 45 mil iglesias que constituyen unos 16 millones de personas. 
fuente cbn.com/mundocristiano
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s